contactenos
A portada


Noticias
 
Qatar 2022: las dos empresas argentinas de agro que se jugarán todo durante el Mundial - 17/05/2022   La carne, aviar y ovina, es uno de los principales alimentos de los qataríes; la Argentina busca tener un papel importante en un año clave.

 

Pollo, carne ovina, carne bovina, naranjas, mandarinas, vinos, mosto de uva, arándanos y otras frutas frescas son solo algunos de los productos que la Argentina envía a Qatar y que tendrán protagonismo durante el Mundial de Fútbol, que se jugará del 21 de noviembre al 18 de diciembre de este año. Hay dos empresas nacionales que tienen una gran presencia en ese país y son Granja Tres Arroyos junto al Frigorífico Hermoso, que han conseguido posicionarse en el mercado qatarí con sus productos cárnicos.

Qatar 2022. ¿Puede aumentar la exportación durante el Mundial?
Federico Honeker, jefe del sector de exportaciones de granja de la compañía que nació en 1965 en la Ciudad de Buenos Aires, explica que a partir del evento deportivo, la compañía tiene previsto un aumento en el porcentaje de los envíos a ese destino, aunque todavía no hay previsiones. “Sí, hay un indicio de que puede aumentar la exportación durante el Mundial de Qatar. Y se va a ver entre julio, agosto y septiembre. Esos meses son clave y son en los que es posible que aumenten los pedidos para abastecer al sector hoteles y los restaurantes”, sostiene. La compañía envía alrededor de 300 toneladas de pollo entero, de las 3000 toneladas que producen por mes, a ese destino.   

El pollo que se consume en el mercado interno se diferencia del que se exporta. Explica Honeker que el que prefieren los argentinos pesa aproximadamente 3 kilos, por lo que “entre más pesado, mejor”, mientras que el de exportación, el tamaño arranca en 700 gramos y llega hasta un kilo y medio. Para los qataries, “el pollo chico es mucho más rico” y es el producto que la Granja envía actualmente. La empresa está posicionada en ese mercado desde hace 15 años. “A Qatar llegamos a través de varios canales: a los hoteles es mediante el canal Horeca, que abastece hotel, restaurantes y catering. Pero tenemos clientes y presencia en los principales supermercados”, describe.

La compañía exporta alrededor de 100 contenedores por mes de pollo congelado entero a 65 países y entre los principales clientes se encuentran China, Arabia Saudita, Sudáfrica, Chile y Singapur. Por otra parte, Honeker explica que en Qatar casi “no hay industrias”, aunque tienen conocimiento de que hay una empresa muy grande, a la que no se le comercializa la materia prima, sino que estos le “compran mucho pollo trozado a Brasil y a un precio más barato”. Con la llegada del Mundial desde la empresa esperan que en los próximos meses aumente la demanda, pero todavía no tienen precisiones de cuándo podría reflejarse exactamente, aunque se prevé que habrá un movimiento inusual. “Tenemos capacidad de abastecimiento. Es solo un tema de asignación. Es decir, en vez de que sea para un mercado determinado se envía más para Qatar, pero la producción es la misma. Nosotros simplemente haríamos una asignación de mercado. Y, hoy por hoy, estamos operando al 100%, al tope de capacidad productiva”, narra.

Al igual que los otros frigoríficos que exportan a países musulmanes, Granja Tres Arroyos cuenta con la certificación Halal. Es decir, que hay personal en la planta de la empresa haciendo la faena bajo el rito Halal, que exige ese destino. “Nosotros tenemos gente haciéndolo en la línea de faena y posteriormente otra institución, dependiendo del destino, certifica la exportación como un producto faenado bajo el ritual Halal, así como lo hacen muchos productores que envían a esos destinos. Esta premisa sí o sí se tiene que cumplir”, narra. El tránsito que tienen los productos hasta llegar al puerto de Doha es de 60 días.

De la Patagonia a Qatar
Es el mismo tiempo que necesita la carne ovina del Frigorífico Hermoso, una empresa de Comodoro Rivadavia, que envía a Qatar y a algunos países árabes desde hace 18 años a través de empresas de brokers y training Company, que se dedican a comprar y vender productos en otros destinos. “Para nosotros, Qatar importa un producto como lo hace cualquier otro, y sabemos que el proveedor de la carne ovina de ellos es Australia”, puntualiza. La nación a la que más envían la carne de cordero desde el frigorífico es Omán, y al igual que Granja Tres Arroyo, la faena tiene que cumplir con el rito Halal. “Antes de empezar a producir y de exportar, uno ya sabe a dónde va a ir esa producción”, describe Grabriel Hermoso, uno de los dueños. 

La Pyme de la industria cárnica tiene una larga historia familiar: la planta comenzó en 1947 con el abuelo de Gabriel, Antonio Luis Hermoso, después lo continuó su papá, Carlos Alberto y ahora junto a él llevan adelante la empresa que inició originalmente como una carnicería. “Somos una empresa familiar y somos chicos. No somos fuertes como para tener un poder de negociación grande. En la misma Patagonia hay muy poco volumen de exportación”, especifica el empresario. Hace 40 años, describe, la Argentina era considerada un lugar importante para la producción de carne ovina e intentaba establecerse como uno de los principales exportadores de esta proteína, no obstante, con el correr del tiempo esto cambió debido al abandono de los campos.

Con la llegada del Mundial, especifica que hay muchos factores que condicionan la demanda. Pero, antes que nada, está la competencia internacional, los precios que manejan en otros países y que muchas veces pueden perjudicar a la Argentina, ya que no tiene convenios bilaterales con algunos países musulmanes. “Hay momentos que en España está más barato y compran ahí, después puede pasar que en Australia está aún más barato y compran en Australia. Pero sabemos que antes tenían un subsidio para la carne australiana, era del 90% de lo que importaban de Australia, por un convenio bilateral. Nosotros no tenemos esos convenios, es más, trabajamos con muchas desventajas por el flete porque estamos muy lejos de ese mercado y nos resulta muy difícil competir”, añade. 

 

Según explica Gabriel, la carne vacuna en ese mercado es más cara que la ovina, es por esto por lo que este alimento tiene una mayor aceptación en esas naciones. Por otra parte, relata que recién en un viaje que hizo en 2018 en compañía de una comisión especial organizada por Cancillería pudo conocer a los clientes que compraban sus productos en esos destinos, pese a estar posicionado desde hace varios años en ese mercado. Es a ese lugar a donde envían los productos como carcasa y se despachan en cortes chicos, aunque aclara que, generalmente, depende del pedido del cliente. “Lo importante de la materia prima es como se presente, pero se puede mandar al vacío, y es vital que vaya congelado”, aclara. Por último, cuenta que envían entre 5 y 10 contenedores por año que se utilizan para la industria, las empresas de catering y restaurantes, aunque por una cuestión de consumo todavía no abastecen las cadenas de supermercados.

Fuente: Agrofy News

contactenos
A portada